Arbitraje Pro Bono

La legislación chilena contempla diversos casos de arbitraje obligatorio como la partición de una sociedad conyugal o de una comunidad de bienes hereditarios. Los organismos estatales de asistencia legal y/o judicial gratuita se encuentran limitados por los alcances del privilegio de pobreza.

Esta situación plantea un grave problema de acceso a la justicia para los sectores de escasos recursos, ya que éstos no pueden costear los elevados gastos que conlleva la justicia arbitral.

En este escenario, esta alternativa de resolución de conflictos queda sólo reservada para aquellos que pueden costearla, en circunstancias en que en ciertos casos es obligatorio recurrir a ella.

Con el fin de paliar esta situación y acercar la justicia arbitral a las personas de escasos recursos, se ha desarrollado una alianza estratégica con Fundación Pro Bono desarrollando un programa de Arbitraje Pro Bono, cuyos objetivos son: brindar asistencia legal gratuita mediante la práctica pro bono, a personas vulnerables que se encuentren involucradas en procesos arbitrales, así como ejecutar acciones que promuevan el uso de sistemas alternativos de resolución de conflictos.

Así también, el Centro Nacional de Arbitrajes, la Universidad Diego Portales y la Corporación de Asistencia Judicial de la Región Metropolitana han suscrito un convenio que permite suplir el vacío legal, entregando cobertura jurídica en materias que actualmente no están consideradas por las instituciones que prestan servicio gratuito a la comunidad, facilitando así el acceso a la justicia privada a personas de escasos recursos.